¿Por qué es importante la credibilidad de las empresas?

(y cómo desarrollarla)

La credibilidad es como el respeto, ¡se gana! Y para ganar la credibilidad de tus clientes es necesario establecer las bases de la confianza. Recuerda que la construcción de una reputación sólida requiere consistencia.

 

Sí, la consistencia es la clave. Un producto o servicio defectuoso, o una mala experiencia de usuario, pueden influir más en tu credibilidad en la empresa que cien productos increíbles y miles de interacciones con la marca.

¿Qué es la credibilidad empresarial?

Un negocio con credibilidad empresarial es aquel que tiene la confianza de sus consumidores en su producto o servicio, de acuerdo con lo que promete. La credibilidad empresarial se construye a partir de la completa satisfacción de sus clientes.

Por tanto, la credibilidad depende de distintos factores que puedes potenciar o mejorar. Si has tenido clientes inconformes, ¡no desesperes! Esta es una guía que te ayudará a construir la confianza del público en tus promesas de marca.

La importancia de la credibilidad en las empresas 

La credibilidad es crucial en las empresas: es lo que une a las marcas con sus clientes y con las comunidades donde estas operan. Los clientes que repiten una compra son más propensos a apoyar las acciones de un negocio ante su comunidad, si este tiene su confianza.

Una empresa que apuesta por permanecer en el mercado sabe que mantener la confianza de su consumidor se traduce en una sólida reputación de la marca, sumada a su habilidad para atraer y retener su personal. 

La revista global de negocio Fortune, creadora de la lista de las mejores compañías en el mundo Fortune 100, asegura que la confianza del público en una empresa y su rentabilidad están fuertemente correlacionadas.

La credibilidad en las empresas requiere de pasos significativos para incrementar su integridad y construir la confianza, que van más allá de los temas fundamentales como proveer calidad, productos y servicios consistentes.

Se necesita asegurar que la compañía actúa de manera responsable, que respeta el medio ambiente y los derechos humanos. Existen acciones clave para desarrollar la credibilidad, que cualquier líder o empresa debe tomar, y ahora vamos a ello.

Cómo establecer la credibilidad empresarial: 10 consejos 

1. Pon primero a tu cliente y después a tu solución

La fórmula contraria nunca dará resultados a largo plazo, pues dar prioridad a tu producto y ver a tu cliente en segundo lugar te llevaría a éxitos fugaces. 

2. Cumple con lo que ofreces

Una vía corta hacia el fracaso es decirle al cliente que cierta solución, con beneficios y aspectos específicos, será entregada en un plazo que no puedes cumplir. Resiste las ganas de decirle a tu cliente «sí» a todo.

 

3. Por ningún motivo aceptes sobornos o regalos

No recibas nada «por debajo del agua». Toda transacción o intercambio de bienes o servicios debe hacerse con legalidad y claridad.

4. Sé transparente en tus precios

Mantén tus precios actualizados y adecuadamente presupuestados, y asegúrate de que todos los equipos que interactúan con el cliente cuentan con las mismas tablas de precios.

5. Asume la responsabilidad

Si se presenta un problema con alguno de tus clientes, evita poner excusas o buscar un culpable: solo arregla el problema. Eres la cara de la compañía y debes hablar con tu cliente y ofrecerle alternativas que lo hagan sentirse satisfecho.

6. Habla con la verdad, aun en situaciones complicadas

No le ocultes la verdad a tu cliente si hay algún problema relacionado con tus productos o servicios. Es mejor hablar con él a que esperar a que se entere por su cuenta.

7. Habla de tu competencia con respeto

Hablar mal de tu competidor no solo te hace ver mal: generas desconfianza en tu cliente, quien tendrá una imagen tuya de alguien inmaduro y mezquino.

8. Crea tu presencia online

Para construir tu credibilidad, tu negocio necesita estar visible. Trabaja en construir una buena reputación online. Asegúrate de que tu negocio sea localizable. Crea un sitio web atractivo, abre tus

redes sociales, crea un blog y sobre todo invita a tus consumidores a dejar comentarios

y reseñas.

9. Sensibilízate con tu cliente y tu equipo

Demuestra empatía por la gente que conforma tu equipo y tus clientes. Más allá de actuar apegado a las normas, debes entender el trasfondo de la situación del clima laboral de tu empresa.

Comprende los deseos y necesidades de todos los involucrados con tu empresa, dentro y fuera de ella.

 

10. Conviértete en un ejemplo

Como todo buen líder, debes ser un ejemplo de lo que buscas infundir. Por supuesto, las palabras y las políticas para construir la credibilidad son valiosas, pero lo que tus colaboradores necesitan ver es a un jefe que dé el mejor ejemplo.

5 errores que afectan la credibilidad empresarial 

1. Inflar cifras de éxito de tus productos o servicios

Aunque no lo creas, el cliente es capaz de darse cuenta cuando se le miente y se le presentan cifras exorbitantes y números poco realistas. Lo único que construirás es la desconfianza hacia tu negocio.

Al cliente lo único que le interesa es saber cómo puedes aportar valor en el momento en el que está interesado en adquirir lo que ofreces. 

Evita palabras como «garantizado» o «absolutamente», pues se perciben como invasivas y engañosas, a pesar de que pudiera no ser así.

2. Que tus palabras no se alineen con tus acciones

Mantén siempre una línea abierta y clara de comunicación con tu cliente y evita a toda costa crear falsas expectativas. Mientras mantengas una comunicación clara y transparente con tu cliente, tu credibilidad no se verá afectada.

3. Usar palabras técnicas y rebuscadas

La credibilidad requiere una comunicación simple y eficiente. Evita abusar de los acrónimos, tecnicismos y palabras difíciles, o incluso imposibles, de comprender para los clientes. 

El empleo de estas palabras crea barreras e impide que puedas conectar con tu cliente. El objetivo de querer impresionar a tu cliente puede verse mermado con una credibilidad afectada. Recuerda que el cliente es más receptivo ante una comunicación más directa.

4. No respetar la opinión del cliente

Evita anular o demeritar la opinión de un cliente. Una de las mejores

maneras de demostrar tu experiencia es que el cliente se sienta

cómodo y respetado. También saber cuándo no cuentas con la mejor

respuesta y darle al cliente el poder de la decisión.

5. Preguntarle al cliente si lo que estás diciendo tiene sentido

La frase indica inseguridad e inmediatamente genera desconfianza en el cliente, no solo por lo que estás diciendo, sino porque puede malinterpretarse y parecer que demeritas el intelecto de tu cliente.

 

Copyright©2019 by Fundación Eugenio Mendoza. All Rights Reserved.

Urbanización Terrazas del Avila, Universidad Metropolitana, CENTROMET, Edif. Andrés Germán Otero Piso 1, oficina 1. Caracas, Venezuela​